4 retos después de hacer un bootcamp de programación web

Ya han pasado los cuatro o seis meses, has aprendido React o Angular y NodeJS y estás agotado de la intensidad de la experiencia. Sin embargo, sabes que la aventura no se ha acabado. Al revés, acaba de empezar. Esto solamente ha sido el despegue del avión. Pero ¿Cómo seguir? ¿Cuál es el siguiente paso para comenzar a trabajar en programación? Si quieres conocer los 4 retos después de un bootcamp de programación, lee el siguiente artículo.

Primero, el destino

¿Sabes a qué tipo de empresa quieres ir? No todas las empresas ni industrias son iguales. Y es necesario saber qué quieres para saber dónde hay que buscar. Hay empresas que te darán más estabilidad laboral, otras más salario, algunas te permitirán enfrentarte a retos técnicos más grandes, hay de todo. Con esto claro, podemos aplicar tres sencillos criterios para ver dónde está las empresas que más cuadran con tus necesidades:

  • Tamaño de la empresa: cuanto más grande más estabilidad, más procesos, 
  • Madurez tecnológica: cuanta más madurez más retos tecnológicos, más innovación y más “estar al día” con las tecnologías
  • Industria: cada una tiene sus particularidades. Tanto en un ecommerce o como en un SaaS hay que programar, pero la programación en ambos es diferente. Aquí la decisión por defecto es comenzar por una industria que nos resulte familiar.

Segundo, sé programar… pero ¿sé trabajar en equipo?

Los programadores en general siempre trabajamos en equipo. Programar es algo individual, claro. Pero el código que hacemos ha de funcionar con el resto del código que hacen los compañeros. Se toman decisiones en equipo, se trabaja sobre el código de compañeros y compañeros tendrán que trabajar sobre tu código. Así que no, definitivamente el programador no es un ermitaño, es un ser social.

Pero en las empresas los equipos de desarrollo no trabajan en equipo de cualquier forma. Trabajamos con metodologías. Las metodologías dominantes hoy en día son las metodologías Agile. Estas se centran en desarrollar de forma iterativa, de hecho este es el manifiesto de las metodologías Agile. La metodología Agile más popular es Scrum.

La mayoría de bootcamps no ofrecen ninguna experiencia de trabajo en equipo realista con metodologías agile. Así que algo interesantísimo es antes de comenzar a trabajar formarse en esta materia. Nos ayudará a que el primer día entendamos mejor las dinámicas del equipo y sentirnos incluidos antes. Además, la empresa valorará que sepáis de qué va agile.

Uno de los pocos másters en programación Fullstack web que ofrece una experiencia íntegra en metodología agile tal y como sería en una empresa es el Máster en Full Stack Developer en Nuclio Digital School. Si aún estás decidiendo qué bootcamp hacer y crees que este punto es importante aquí tienes la pista.

Tercero, preparar LinkedIn

Las ofertas te llegarán por dos vías: contactos que tengas y LinkedIn. Pero para recibir ofertas por LinkedIn hay que tenerlo bien preparado. Necesitamos:

  • En tu headline añadir la frase «Looking for new opportunities in programming». 
  • Habilitar el «open for new opportunities». 
  • Añadir en tu formación el bootcamp que has hecho, con todo el detalle posible. 
  • Añadir como contactos a programadores que tengas en 2do nivel de contacto. En particular los que sean conocidos tuyos, claro. Y también los que sean del tipo de empresa donde te gustaría trabajar. 
  • Anunciar en tu red que has acabado el bootcamp mostrando que ha sido una buena experiencia y que ahora buscas el primer reto en programación. Y pedirle a tus contactos que lo compartan 🙂 

Esto es el mínimo. Además puedes añadir en formación los cursos online que hayas hecho, ir haciendo posts con el seguimiento de tu aprendizaje e interactuar con la actividad de otros developers.

Cuarto, aprender otro lenguaje

El 4 reto después de un bootcamp de programación es que en programación basta con saber un lenguaje, pero lo raro es solamente saber un lenguaje. Seguramente tarde o temprano aprendas un segundo lenguaje y un tercero y un cuarto. Es inevitable. ¿Por qué?

Primero porque los lenguajes nacen y mueren. Los lenguajes más populares hoy en día tienen muchos años de historia, pero cada año hay lenguajes que compiten para ganar esos puestos. Por ejemplo, Python hoy en día es el segundo lenguaje más popular en GitHub, hace diez años esta no era la realidad. Kotlin en 2016 era un lenguaje más de la creciente familia de lenguajes compatibles con Java, hoy en día Kotlin es el lenguaje preferido para programar en Android. Así que, sí, es un ecosistema dinámico y nos hemos de adaptar.

Segundo porque en las empresas es relativamente frecuente que haya diversos lenguajes de programación. Habitualmente en frontend hay JavaScript, en backend algún otro lenguaje, el equipo de análisis de datos usará Python, el equipo de big data es posible que Scala con Spark. Y para poder colaborar con otros equipos habitualmente es conveniente conocer esos otros lenguajes. Además el punto anterior también afecta a las empresas, una empresa puede decidir que a partir de un momento se va a programar, por ejemplo, el backend con un lenguaje nuevo más moderno pero manteniendo todo el backend existente tal y como estaba con el lenguaje anterior y entonces para programar en backend ya tienes que conocer esos dos lenguajes.

Tercero porque es sano. Aprender otros lenguajes te ayuda a entender mejor tu lenguaje principal: los puntos fuertes que tiene, los puntos débiles, su historia y su futuro.

Artículo escrito por Guillermo Blasco; CTO en Bloobirds y Director del Máster en Full Stack Developer.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Share This

Copy Link to Clipboard

Copy