Lean UX para Startups

En el contexto actual, a diario nacen nuevas ideas de negocio o proyectos que salen al mercado. Esto conlleva al hecho de que llegar al mercado rápidamente se convierte en una prioridad. Es por eso, que hay tener en cuenta el ciclo de diseño ya que si se alarga demasiado, se corre el peligro de perder oportunidades de negocio dado que las necesidades del mercado cambian constantemente. De esta necesidad nace Lean UX; afronta las rápidas transformaciones del mercado con la creación de productos usables y útiles para sus usuarios.

Si quieres conocer cómo lanzar nuevos productos minimizando el riesgo y los principios básicos de la Metodología Lean UX, sigue leyendo.

Metodología Lean UX

La metodología de Lean UX se basa en aprender del comportamiento de los usuarios para crear productos útiles y usables, eliminando los residuos que no terminan siendo útiles en el desarrollo de un producto. Su principal objetivo es aportar valor con cada una de las experiencias que se diseñan para obtener un producto de éxito. 

Características de la Metodología:

  • Está centrado en el usuario. Se aprende del feedback que proporciona para ir mejorando el producto y hacerlo crecer.
  • Es colaborativo, ya que en todo el proceso se involucra a varios departamentos para diseñar el producto.
  • Es rápido y eficiente dado que se van marcando pequeños hitos a cumplir.
  • Al trabajarse con un equipo multidisciplinar, hace que la comunicación sea más directa y que no haga falta documentar todas las partes del proceso.
  • Se divide el trabajo en bloques pequeños para reducir el riesgo y obtener más calidad.

Beneficios de Lean UX

  • Permite ahorrar dinero. Se valida constantemente todo lo que se va diseñando y esto permite no crear un producto que nadie desea.
  • Permita ahorra tiempo. Trabajar de manera colaborativa conlleva estar al día a día de cómo evoluciona el producto y evita documentar cada parte del proceso.
  • Se basa en datos. Todas las hipótesis creados son validadas por usuarios reales que permiten desarrollar el proyecto en basa a datos reales.
  • Se centra en el usuario. Al validar las hipótesis en base a la experiencia del usuario los productos finales desarrollados son útiles y usuables.
Quizás te interese leer este artículo sobre «El perfil UX Writer«

Los 3 pilar que lo sustentan 

Este concepto creado por Jeff Gothelf engloba 3 principios fundamentales: 

  • Design Thinking: el ámbito que combina con el Design Thinking es que siempre piensa en el usuario y se trabaja de manera colaborativa con equipos multidisciplinares. Asimismo incluye la parte de negocio, de desarrollo y todos estos elementos permiten obtener una visión más completa de dónde está el problema y cuál es la solución a implementar.
  • Lean Startup: la similitud que tiene es el proceso que se siguen: Construir-Medir-Aprender. Este proceso permite al negocio validar e implementar ideas de forma más rápida y ágil y aprender qué quiere el usuario final para ir mejorando el producto a través del aprendizaje.
  • Metodología Agile: lo que coge son los ciclos cortos de trabajo. Se realizan pequeñas entregas al cliente para ir minimizando el riesgo y se diseñar sabiendo que se pueden producir cambios.

Proceso de Lean UX

Es un proceso basado en el feedback y se caracteriza por ser un proceso cíclico compuesto por 3 etapas; Idear, Crear y Validar. Una vez se termina la última fase, se analizan los resultados, generamos nuevas ideas y vuelve a empezar el ciclo con las mejoras obtenidas en el análisis de los datos.

  1. Idear: Es la etapa de pensamiento. Consiste en definir el problema que se quiere resolver de manera efectiva para llegar a hipótesis. Existen diferentes maneras para idear como por ejemplo el análisis competitivo, la ideación de supuestos, mediante la investigación,  a través de modelos mentales, de resultados de usabilidad, entre otras.
  2. Crear: Una vez definida la hipótesis, pasamos a la etapa de crear. Consiste en pasar la ideas abstractas a la generación de productos concretos y creación de MVP. Se diseña un Producto Mínimo Viable para poder validar la hipótesis. En esta etapa se define la propuesta de valor, los wireframes y se crean prototipos desarrollando landing pages.
  3. Validar: Cuando el MVP está hecho, llega el momento de validar si las hipótesis son verdaderas o falsas. Estos datos nos ayudan a empezar de nuevo el ciclo conociendo cómo mejorar el producto. La validación se puede realizar de diversas maneras como la realización de test A/B, con pruebas de usabilidad o feedback de usuarios.
Si te ha interesado el artículo, con el Máster de UX/UI Design indagarás en los conceptos más demandados del mercado orientados al diseño de negocio.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Share This

Copy Link to Clipboard

Copy